Comer sano con menos dinero

Muy importante: ¡Panificar!

Antes de ir a comprar, planifica tus menús para la semana. Evitarás la compra impulsiva de alimentos no necesarios que hacen subir el ticket de la compra. Incluye a menudo platos a base de legumbres y verduras; Son preparaciones muy económicas y nutritivas. Ten en cuenta los alimentos que tienes en casa (despensa, nevera y congelador) y haz una lista de lo que necesitas comprar.

Busca el mejor precio. Compara

Revisa la publicidad de tiendas de barrio, mercados y supermercados para buscar ofertas y descuentos; Pregunta si tienen tarjetas de fidelización que ofrezcan descuentos adicionales o días que en que haya descuentos especiales; Mira el “precio por unidad/kg” en el estante, debajo del producto. Es útil para comparar diferentes marcas y diferentes medidas de la misma marca y poder determinar la opción más económica en relación con la calidad.

Compra alimentos de temporada

Comprar frutas y verduras de temporada puede reducir mucho el coste y también aumentar el frescor y el sabor de los productos. Aprovecha para preparar algunas de les hortalizas y congelarlas o bien cocinar sofritos, escalibadas, pisto, etc., para acompañar los platos del menú de la semana. Si puedes, compra los alimentos a granel; suelen ser mas baratos.

Los alimentos diseñados para ahorrar tiempo en la cocina... pueden ser MÁS caros

Los alimentos denominados “productos de conveniencia” (cuarta gamma, procesados, etc.), como la comida congelada, precocinados, verduras troceadas y ensaladas listas para consumir, arroz instantáneo, diseñados para ahorrar tiempo en la cocina, suelen costar más caros que si compra los productos sin manipular.

Los alimentos más interesantes... buenos, nutritivos y baratos

Hay alimentos interesantes que tienen un bajo coste durante todo el año. Por ejemplo, las legumbres tienen una gran riqueza nutricional a un precio muy bajo. Los huevos son otro ejemplo con una gran proporción de proteínas de origen animal, más económicos que las carnes y el pescado y son substitutos excelentes. Las avellanas acostumbran a ser los frutos secos más baratos. Actualmente hay una oferta de pescado de piscifactoría de gran calidad y a muy buen precio. También son baratos y muy nutritivos la caballa, las sardinas y los boquerones. Entre las carnes, hay que destacar el pollo y el conejo. Para las verduras, elije siempre las más abundantes de temporada. Las congeladas son también una buena opción. Referente a las frutas, recuerda seleccionar las de temporada.

¡Cocina una vez... comida para toda la semana!

En algún momento de tu día libre prepara las bases de las recetas que harás durante la semana (cocer legumbres, arroz o pasta, hervir patatas con piel, preparar algunas salsas…). Puedes refrigerarlas y/o congelarlas en recipientes pequeños y utilizarlas durante la semana combinándolas con los alimentos frescos que vayas a comprar. Busca recetas de aprovechamiento para sacarle el mayor partido a tu compra.

Ajusta las cantidades... y deja que la creatividad fluya

Ajustar la medida de las raciones a las necesidades de los comensales evitará que sobre comida preparada. Reutilizar las sobras de la comida, cambiando las preparaciones, añadiendo ingredientes y condimentado con especies y hiervas aromáticas es una excelente forma de aprovechar y reducir gastos. Por ejemplo, añade un sofrito a unos restos de pollo o añade los restos de pollo a una ensalada. Los restos de una verdura hervida pueden servir para hacer un buen picadillo, etc. ¡Recuerda, tirar la comida es tirar el dinero!

Conserva adecuadamente los alimentos

Comprueba la temperatura de la nevera y pon especial atención al orden y la limpieza de la despensa. Un alimento mal conservado se estropea antes y puede ser peligroso para la salud. Respetar las cuatro normas básicas de higiene, o sea, limpiar, separar, cocer y enfriar, ayuda a evitar las toxiinfecciones alimentarias.

Si tienes que comer fuera de casa

Comer a menudo fuera de casa puede resultar muy caro. Ahorra dinero aprovechando las ofertas, los descuentos, los platos únicos bien equilibrados, los platos especiales del día, etc. Recuerda que la opción de la fiambrera y la opción del bocadillo y la fruta pueden ser grandes aliados. El agua es la bebida más saludable y más barata.

Los "extras" hacen subir la factura

Golosinas, bebidas azucaradas, bollería, precocinados, aperitivos salados, dulces, bebidas alcohólicas, etc. deberían tener poca presencia en la cesta de la compra. No son alimentos básicos y a menudo pueden desequilibrar la alimentación y también el presupuesto.

FUENTE: Agencia de Salud Pública de Cataluña. 10 consejos para sacar más partido a tus euros. Barcelona: editado por la Agencia de Salud pública de Cataluña.

Deja un comentario

Abrir chat