Recuerdo un día con mi hermana pequeña, Sonia. Le estaba ayudando a prepararse un examen de “Naturales”. Ella me dijo: Susana, ¿por qué no estudias para ser profesora? En aquel momento le dije que prefería estudiar biología, medicina o algo parecido. Muchas veces en mi vida he recordado aquel instante, porque mi hermana supo ver en mí algo que yo descubrí más tarde: Disfruto enseñando, compartiendo lo que sé. Si a eso le sumas mi otra pasión, la alimentación, se crea el tándem perfecto.

La información es poder y eso es lo que te propongo,
¡Empoderarte! para que le saques el mayor partido a tu alimentación. 
Sin mucha parafernalia, de manera clara, directa, sencilla, fácil de aplicar y replicar, con un toque de humor y por supuesto basada en la evidencia científica. Tus buenos resultados… mi recompensa. 

¿Aprendemos junt@s?

Elije por dónde quieres empezar...

Claves para una alimentación saludable

Vivimos en un entorno en el que se utilizan las palabras “Alimentación saludable” con mucha facilidad, y sin ninguna responsabilidad, para hacer referencia a “sustancias comestibles”, métodos, dietas, recomendaciones y afirmaciones que en realidad no tienen nada que ver con comer sano. 

Te propongo descubrir las claves que te permitirán saber qué es realmente “comer sano”, bajo la evidencia científica actual, y qué estrategias te pueden ayudar a ponerla en práctica en tu vida. Porque… 

“Si no cuidas tu cuerpo, ¿dónde vas a vivir?”

Compra bien
para comer mejor

Tenemos una industria alimentaria que invierte un dineral en que creamos que “hay que comer de todo”; o que creamos que “el desayuno es la comida más importante del día”, que no lo es; o que creas que añadiendo vitamina D, calcio, magnesio, omega-3… tendrás más salud, cuando en realidad no funciona así. Podemos contrarrestar el impacto de esta “publicidad depredadora” si aprendemos a interpretar la información alimentaria que aparece en los envases de los productos. 

Fijarse en las etiquetas es una herramienta imprescindible para tener una alimentación saludable, responsable y tomar decisiones que se adapten a tus necesidades (y no a los intereses económicos de la industria). Sin obsesionarse, vale la pena preocuparse por los alimentos que consumimos.

¡Toma las riendas de tus decisiones alimentarias!

¡Ups!...
Qué comemos hoy?

Quieres comer mejor, pero sales de trabajar corriendo, llegas con hambre, y pocas ganas de hacer nada, y no sabes qué preparar para comer o cenar. Al final acabas comiendo siempre lo mismo. Si este es tu caso, quiero ayudarte para que le saques el máximo partido a tu tiempo a la vez que comes sano y disfrutas mientras lo haces.

Te ayudaré a diseñar y organizar tus menús semanales para que sean sanos y equilibrados; A adaptar el menú a tu ritmo de vida; A planificar las comidas para no desperdiciar ni un minuto de tu valioso tiempo; Y a hacer la lista de la compra para optimizar tiempo y ahorrar dinero. La planificación y la organización son claves para una buena alimentación.

«Planificar es traer el futuro al presente para que  tú puedas hacer algo al respecto ahora»

Mima tu cuerpo,
come mejor

Para muchxs, entre las que me incluyo, comer es una fuente de placer. Nos gusta cuidarnos, pero también nos gusta disfrutar del sabor de los alimentos. Sabemos que el exceso de grasas, azúcar y sal es peligroso para nuestra salud y queremos evitarlos, pero son muchas las tentaciones que llenan las estanterías de los supermercados.

Os propongo alternativas saludables para vuestros desayunos, meriendas y para tomar entre horas. Opciones más interesantes para sustituir refrescos y bebidas azucaradas, postres lácteos, patés, snacks salados, embutidos y dulces.

Alimentación
emocional

En ocasiones es mucho más importante qué comemos que cuánto comemos. Y voy más allá: todavía es más importante cómo y para qué nos lo comemos. Y cuando hablo del “cómo” y del “para qué” me estoy refiriendo a emociones. ¿Comemos por estrés, tristeza o enfado? ¿Comemos para sentirnos mejor, menos aburridos o para tranquilizarnos? Si la respuesta a estas preguntas (o similares) es “sí”, hablamos de  Alimentación Emocional.

Como supongo ya te habrás imaginado, el comer emocional no se soluciona con dietas restrictivas ni con prohibiciones alimentarias. Entonces, ¿qué podemos hacer? En primer lugar, identificar si tienes hambre emocional. Y en segundo lugar, entender que para romper el círculo es necesario hacer un abordaje mucho más completo y no sólo limitarse a “controlar” el aspecto alimentario.

Aquí abordaremos todas estas cuestiones y te propondré algunas herramientas que te ayuden a identificar y corregir el hambre emocional.

Pasa de dietas,
¡Mejor cambia de hábitos!

Las frases “estoy a dieta” o “tengo que ponerme a dieta” aparecen en multitud de conversaciones entre amigxs, familiares y compañerxs de trabajo, sobre todo después del verano, de las Navidades o antes de las vacaciones de Semana Santa y de verano. Y como vivimos en un mundo que manda la inmediatez, queremos que nuestros deseos se realicen ya, aunque sea comiendo mal y olvidándonos de la salud.

Para muchas personas la palabra “Dieta” tiene un matiz de restricción, de prohibición e incluso habrá quien lo relacione con pasar hambre. Resulta curioso comprobar cómo a partir de nuestra propia experiencia tod@s interpretamos erróneamente una palabra que en un principio significa todo los contrario, pues, en realidad, la “dieta” tiene que ver son nuestro modo de vida.

Quiero que trabajemos juntxs los aspectos menos visibles, que son los más importantes, que nos impiden generar y mantener buenos hábitos en nuestra alimentación. Os descubriré herramientas que nos permitirán tomar conciencia de nuestra situación actual, identificarla y comenzar ese recorrido.

“El cambio de hábitos empieza desde la cabeza, se produce en la cabeza y se lleva a cabo con cabeza”

Mi ñin@ "SÍ"
me come

Si tienes inquietudes respecto a la alimentación de tus hijxs, enhorabuena, porque eso es muy bueno. Significa que te interesas por la alimentación de los más peques de la casa.

Seguramente te preguntes si tu hijx come bien o quizás creas que “te ha tocado un niñx mal comedor”. Pues no te preocupes más porque juntxs nos vamos a ocupar de descifrar qué hay detrás de estas cuestiones.

Quiero ayudarte y para eso te propongo información, herramientas y una visión diferente desde el punto de vista nutricional. Te ayudará a tomar conciencia de cómo es vuestra alimentación y asumir la responsabilidad que tenemos como madres y padres.

Alimentación y embarazo
¡Mami come sano!

El embarazo y la lactancia son dos etapas donde nos asaltan dudas sobre nuestra alimentación: ¿Afectará al crecimiento de mi bebé? ¿necesito suplementos? ¿qué alimentos puedo comer y cuáles no?…

Está claro que comer sano es importante pero debemos hacerlo sin agobios y sobre todo, con criterio, sin dejarnos llevar por mitos y falsas creencias.

No se trata de hacer un sacrificio durante unos meses y luego volver a unos hábitos insanos, sino de aprovechar el momento para aprender a comer mejor. Estos nuevos hábitos no solo nos afectarán a nosotras, sino que tenemos la oportunidad de ser un buen modelo para nuestrxs hijxs. 

Cuentos
chinos

El exceso de información, el escaso rigor y el no saber darle el valor que tiene a todo lo que se consigue sin esfuerzo, crea el caldo de cultivo apropiado para que proliferen rumores, mitos, leyendas y mentiras en torno a la alimentación.

¿Quieres conocer algunos de los mitos, leyendas, falacias o, directamente, mentiras que circulan alrededor de la comida y alimentación? Hablaremos de los más famosos y sobre todo, de lo que dice la ciencia de ellos.

Veremos cómo podemos comer de forma más sana…, separando el grano de la paja en toda la información que circula sobre comida y alimentación.

Es importante tener en cuenta que aunque muchos mitos parezcan inofensivos, pueden influir en el hecho de que una persona deje de consumir alimentos básicos.

Monitorxs de
comedor escolar

Los monitorxs de comedores escolares son lxs profesionales que atienden y supervisan a los escolares en el tiempo de comedor, facilitándoles la creación y el desarrollo de hábitos y actitudes favorables a la salud, higiene, participación, convivencia y correcta conducta alimentaria.

Para que puedan desarrollar su trabajo de manera óptima es necesario dispongan de una formación específica y de calidad que les proporcione los conocimientos, actitudes, destrezas y habilidades que permitan al servicio de comedor escolar desarrollar su función educativa, social y compensatoria.

El diseño y desarrollo de este curso surge de mi propia experiencia en la restauración escolar. Soy muy consciente del importante papel que juegan estxs profesionales y la necesidad de que exista una formación que garantice que el monitxr de comedor escolar desempeñe sus funciones teniendo conocimientos sobre educación infantil y promoción de hábitos saludables y vele para que la comida se desarrolle en un ambiente emocional y social adecuado.

Formación a la carta...

¿Sois un colectivo y estáis interesadxs en otras  formaciones?

Contadme qué otros temas relacionados con la alimentación os gustaría trabajar y puedo diseñaros una acción formativa a vuestra medida y que cubra vuestras inquietudes y necesidades.  

Abrir chat